Futura Doula

Este año comienza mi formación como doula, y me gustaría compartir en este blog toda la información y conocimientos que vaya adquiriendo, así, como mis opiniones y sentimientos sobre ello.

Incluiré vídeos, imágenes, canciones y temas relacionados con la concepcion, embarazo, parto, postparto y lactancia.

Espero que disfruten del blog.

El embarazo, semana a semana

¡Apenas comienza! - Semana 1


Como cada 28 días, aunque a veces varía pero sigue siendo normal, se está dando dentro de tí, el ciclo al que le llaman "ovárico" en el que se prepara el óvulo para su fecundación, y el ciclo " endometrial" donde se proporciona un lugar apropiado para que se "pegue" o implante el óvulo fecundado dentro del útero; ambos ciclos están intimamente ligados.

La fecha de ovulación, que es el día más fértil, depende totalmente de si eres regular o irregular y suele ocurrir a mediados del ciclo menstrual. Aproximadamente solo un 15% de las mujeres tienen ciclos totalmente regulares de 28 días, de ser así, la ovulación se produce dos semanas después de la última menstruación (el día 14 del ciclo).

Pero si eres de las que tienen ciclos irregulares para el día de ovulación tendrás que tomar en cuenta la duración de la misma, es decir, si tu duración es de 24 días, la ovulación será el día 10 del ciclo o si es de 35 días, tendrá lugar el día 21. Los ciclos que se consideran normales pueden durar entre 24 y 35 días.

Pero seas regular o irregular si la fecundación se produce, en unas semanas más notarás que hay retraso en tu menstruación.

Los cambios en la madre

Aún no percibes ningún cambio significativo, ni siquiera la ausencia de la regla, pues todo transcurre normalmente. Tu cuerpo comienza a prepararse, con el aumento del endometrio (capa interna uterina) y la aparición de algunas hormonas como el estrógeno y progesterona construyes el lugar apropiado para recibir y dar alojamiento al óvulo fecundado.



Óvulo fertilizado

Tu óvulo fertilizado (alcanzado por un espermatozoide), se divide por primera vez tan sólo 1 día después de haber sido fecundado. La división continúa los siguientes días y se forma una bola, llamada blastocito, que en los primeros 4 días puede llegar a tener más de 100 células. A los 5 días, éstas empiezan a separarse en 2 grupos. El grupo de células del aro exterior formará la placenta que acogerá a tu bebé. Las células del aro interior se convertirán en el embrión en sí mismo. Estas células interiores son las llamadas células madre, que tienen la extraordinaria capacidad de transformarse en más de 200 clases de células de cualquier parte del cuerpo.

El óvulo fertilizado desciende por las trompas de Falopio y llega hasta el útero, su refugio en los próximos 9 meses.


Estamos en - Semana 2


La ovulación puede ocurrir en cualquier momento. La trompa de falopio aspira al óvulo liberado por tu ovario para que se encuentre con el espermatozoide. La mucosidad cervical mas fluida para ayudar a que el esperma llegue al útero con mayor facilidad.


Cuando ocurre el encuentro, es decir, que el espermatozoide penetra en tu óvulo y lo fecunda es cuando ocurre lo que se llama "fecundación".

Con esta maravillosa concepción surge el "huevo", éste rápidamente se divide en muchas células. Algunas serán parte del bebé, otras formarán los tejidos que tendrán la función de protegerlo cuando emprenda el recorrido que va desde la trompa de falopio hasta la cavidad uterina, y que tiene una duración aproximada de 3 a 4 días en el orificio externo del cuello uterino se forma un tapon mucoso que cerrará herméticamente esa "puerta" para impedir la entrada de posibles bacterias u otros espermatozoides, y así proteger al embrión. El endometrio que es el recubrimiento de las paredes del lugar que alojarán a tu bebé, se hace cada vez mas elastica y blanda, va almacenando las sustancias nutritivas que lo alimentarán mas adelante.


Los cambios en la madre

Puedes llegar a sentir algunos calambres o dolores leves en la parte baja del abdomen que a veces se confunden con los dolores previos a una menstruación. Tal vez no lo percibas, pero quizás sientas cansancio, fatiga y hasta un poco más de sueño de lo habitual.

Incluso hay mujeres que experimentan algunos cambios digestivos, todo esto se debe a los trastornos que sufren tus hormonas, tal parece que estan "enloqueciendo" un poco dentro de ti.


Formándose

Se desarrolla lo que llamamos embrión, que tiene básicamente una cabeza, un tronco y una cola rizada. Las primeras semanas de embarazo son muy importantes porque, aunque todavía es un embrión, empieza a desarrollar los cimientos de lo que serán sus órganos, sus rasgos y su sistema nervioso.

Aparecen dos pequeñas cavidades oculares y la formación de sus orejitas y sus ojos entran en una fase primaria. Además, se va haciendo hueco para huesos, músculos, riñones, pulmones, intestinos y sistema digestivo.
También se empieza a desarrollar el tubo neural, un tubo al descubierto sin piel ni huesos que se convertirá en el cerebro, la médula espinal y el sistema nervioso y la columna vertebral.
La placenta, que es el órgano que nutrirá al bebé en los próximos nueve meses, también se empieza a formar.

 

¡Se logró la concepción! - Semana 3


Una vez que ocurre la fecundación, el "cigoto" inicia ese largo viaje hacia el interior de tu útero. Durante el viaje se sigue dando la división celular con gran rapidez. A éstas células se les lama "blastómeros" que al continuar dividiéndose van formando una especie de "bola sólida" de células denominadas "mórula". Dentro de ella hay una acumulación gradual de fluido que permite la formación de un grupo de células llamadas "blastocito".


El blastocito sigue creciendo y desarrollándose pero sigue estando suelto dentro de la cavidad uterina. La implantación se da alrededor de una semana después de la fecundación.

cuando se logra la concepción, es cuando se comienza a contar la edad del bebé, es decir su "edad fetal". Por lo que al finalizar la semana, tu bebé tendrá una semana según su edad fetal y será muy pequeñito, de apenas 0.15 mm.


Los cambios en la madre


Quizá todavía ni lo sospechas pero tu bebé comienza a crecer dentro de ti. Físicamente todavía no hay cambio alguno, ya que es demasiado pronto. Sin embargo en tu interior está ocurriendo todo un proceso, comienza un intercambio químico de información y tu sistema inmunológico se prepara para no ver a tu bebé como un cuerpo extraño y rechazarlo.

Tu sensibilidad se hace presente, es propable que te des cuenta de que percibes los olores más fácilmente y te sentirás un poco extraña. Esto y otros síntomas te harán pensar y tener la ligera sospecha de que estás embarazada.


Los órganos se empiezan a formar


El corazón es un grupo de células musculares aletargadas y diminutas, pero que sobre los 22 días explota de vida. Una célula se contrae espontáneamente, contagia a sus vecinas y comienza una reacción en cadena hasta que todas las células del corazón empiezan a latir. Estas células están programadas para controlar los latiditos del bebé hasta que el cerebro se haga cargo en las próximas semanas. Por ahora, el corazón distribuirá el alimento y el oxígeno que el embrión necesita para crecer.

El corazón del futuro bebé ya late y lo hace con una media de 150 pulsaciones por minuto. ¡Casi el doble que un adulto! De todos modos, no podrás escuchar sus latidos aproximadamente hasta la semana 12 y lo tendrás que hacer con el auscultador que usan los médicos, con aparatos especiales o en la primera ecografía.

Estamos en - Semana 4


Tu bebé ya es un embrión porque para este tiempo ya está "pegado" o implantado fuertemente en la pared posterior de tu útero. Se está creando una bolsa de agua denominada "cavidad amniótica", este saco o bolsa estará llena del "líquido amniótico" que es el líquido que rodeará al bebé.

Comienza a formarse la placenta, un órgano importante en la producción de hormonas y cuya función es la de ser el transporte que llevará oxígeno y todos los nutrientes de tu bebé y recoger sus derechos.

Se desarrollan capas de células llamadas "capas germinales", éstas son: ectoderno y mesodermo. Estas capas posteriormente se transformarán en partes específicas del bebé. Es pequeño aún, su "edad fetal" corresponde a 2 semanas, con una medida entre 0.36mm. y 1mm. Para el final de la semana, comenzará a circular sangre por la placenta y empezará a formarse la estructura del estómago del bebé.

Los cambios en la madre

Si todavía no se te nota la barriga, es porque el desarrollo todavía está en las primeras etapas. Cada día notas que algunas cosas están cambiando en ti, hay falta de menstruación y tus senos están más sensibles o tesos de lo normal. Es en esta semana cuando puedes llegar a sentir las conocidad náuseas matutinas.

Es probable que experimentes cierto dolor, lo cual es completamente normal. También puedes percibir algunas sensaciones nuevas y extrañas en el área de tu pelvis, esto se debe al proceso de crecimiento que sigue tu bebé. Todo esto es lo que provoca esos malestares, que pronto pasarán.


El crecimiento se acelera

El embrión tiene el tamaño de una judía y crece un milímetro al día. Sus ojos empiezan a distinguirse como dos puntos negros.

Empiezan a desarrollarse los bultitos que formarán más tarde sus brazos y piernas.

Además, en la cuarta semana ya habrá capas de tejido que formarán el rostro de tu bebé. Su diminuto corazón, formado ahora por una única cámara, va más rápido.

Estamos en - semana 5


El corazon de tu bebé comienza a formarse. Para esta semana se muestra como una pequeña lámina, su sistema nervioso central específicamente el encéfalo y médula espinal empieza a tomar forma.

Los músculos y huesos también se encuentran en vías de desarrollo. Da inicio la formación de lo que será más adelante el esqueleto del bebé. Aunque no lo notes, tu bebé sigue creciendo dentro de ti paso a paso, ahora su "edad fetal" alcanza las 3 semanas y su medida es de aproximadamente 1.25mm.

Los cambios en la madre

Los síntomas comunes se hacen evidentes, tienes náuseas, a veces acompañados de vómitos. Notas que hay necesidad de orinar con mayor frecuencia, esto va en aumento conforme avance el embarazo. Esto se debe a que el útero se agranda y presiona tu vejiga provocando esas inmensas ganas de orinar.

Observas que la areola de tus senos se va oscureciendo y tus pezones tienden a inflamarse un poco. Con los síntomas presentes puedes realizarte una prueba y confirmar tu embarazo.

Un pequeño gran estirón

En las primeras semanas de embarazo, el embrión es imperceptible a simple vista y tan pequeño que sólo podría verse con un microscopio. Sin embargo, durante estas 5 semanas de embarazo el embrión multiplica por 40 su medida.

Tu bebé es único. La unión de tu óvulo con un espermatozoide forma una serie de 46 cromosomas que determinan todas las características hereditarias del bebé.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada